De cómo conocí a Sharon Wee (segunda parte)

Al día siguiente tocaba forrado, y tuvimos que empezar por la parte más difícil; la cabeza, con trompa y palos varios…Sólo de pensarlo me puse nerviosísima, me temblaban las manos y claro, rajé el fondant y tuve que volver a empezar…una pesadilla!!!

Elefante forrado

Ya tiene piel!

Por suerte, después de forrar la cabeza todo parecía fácil y fuimos cogiendo ritmo. Sigue leyendo

Anuncios

De cómo conocí a Sharon Wee (primera parte)

Tengo que decir que adoro a Sharon Wee; esto es un hecho.
Me encanta su trabajo, y una de mis prioridades era hacer un curso con ella no sólo para aprender, sino también para verla trabajar y para conocerla. Sin embargo no tuve la suerte o, mejor dicho, la velocidad suficiente para conseguir plaza en los cursos que impartía en el taller de Alma (tardé 40 minutos en enviar el correo, y ya no quedaba nada!). Ya me había resignado cuando, tres meses después, quedó una plaza libre! Y ahí sí que me lancé rápidamente y la conseguí!!!
Cuatro semanas después, me levanté a las 5 de la mañana (me gusta desayunar con calma), cogí el AVE a Madrid, y a currar! Porque eso sí, cómo trabajamos, madre mía.
El primer impacto fue al entrar en el taller: nos encontramos una estructura de tuberías, codos y palos pegados a una base de DM para cada una!

Estructura interna

La estructura interna de la tarta

Sigue leyendo