De cómo conocí a Sharon Wee (segunda parte)

Al día siguiente tocaba forrado, y tuvimos que empezar por la parte más difícil; la cabeza, con trompa y palos varios…Sólo de pensarlo me puse nerviosísima, me temblaban las manos y claro, rajé el fondant y tuve que volver a empezar…una pesadilla!!!

Elefante forrado

Ya tiene piel!

Por suerte, después de forrar la cabeza todo parecía fácil y fuimos cogiendo ritmo.

El conejito preparado para forrar.

El conejito preparado para forrar.

Tarta forrada

Forrado!

El “cuerpo” de la tarta ya estaba, pero faltaban un montón de detalles! Orejas, ojos, patas, pelota, zanahorias, cupcake gigante…

Zanahoria

Zanahoria d porexpán forrado

Conejito

Definiendo el conejito

Poniendo orejas

Pinchándole las orejas al elefante

Y en medio de la vorágine decoradora empezó la crisis al pensar “¿Y esto cómo me lo llevo yo en el AVE?”. Suerte que estaba Mar (que también viajaba, ella en autobús) y empezó a organizar toda la logística (lo siento MacGyver, si los guionistas descubren a Mar estás totalmente acabado). Nos reímos un montón de los almohadones, el fieltro y la bolsa de viaje, pero funcionó de maravilla!!!

En fin, que llegó la hora de la foto y alguna no había acabado. Adivina quién…(sí, el elefante de delante, que no lleva ni el lazo, es el mío).

Final de curso

Con Alma

Alma y yo

Sharon, súper amable, esperó a que terminase la tarta para hacernos fotos y despedirnos (¿he dicho ya que me encanta?).

Con Sharon

Sharon y yo con el pequeñín

Y aquí el resultado de dos días de trabajo duro, jejeje.

Conejito y cupcake

El conejito, intentando zamparse la cupcake

Tarta completa

Mi tarta!

El curso me encantó; las compañeras y las anfitrionas eran estupendas y a pesar del trabajazo fueron dos días muy divertidos. Aprendí mucho, adquirí nuevas técnicas, muy diferentes a las que había empleado hasta entonces y flipé al ver trabajar a Sharon (esta chica maneja el fondant con una facilidad pasmosa! Además de tener unas manos increíbles…).

Pero sin duda lo que me hace sonreír cada vez que pienso en el curso es el haberme encontrado allí, como compañera, a Jessica de Jessitartas. Me hizo mucha ilusión! Como suele ser habitual, la pena es que no tuvimos apenas tiempo para hablar (snif).

En resumen: ADORO A SHARON WEE!!!

Y para los que se han quedado con las ganas de ver el embalaje de la tarta, ahí va .

Tachán!

Tachán!

Efectivamente, esa caja pasó el escáner de seguridad de Atocha, y la llevé como pude junto con mi maleta hasta Valencia. Las agujetas me duraron cuatro días!

Lo que tuvo que sufrir, el pobre elefantito, con el conejo y la cupcake encima todo el viaje, total para al día siguiente acabar su corta existencia…Porque eso sí, una vez terminada y convenientemente contemplada la tarta, si hay que cortar, repartir y comer, yo corto!!! Y como muestra, un botón:

Es verdad, da un poco de pena pero…qué bueno estaba!!!

Anuncios

8 comentarios en “De cómo conocí a Sharon Wee (segunda parte)

  1. JAJAJA, ME PARTO ME HA ENCANTADO EL POST, Y MENOS MAL QUE NOS TRAJIMOS NUESTROS ELEFANTES, UN BESO MAR MESEGUER a perdón MacGyver, espero coincidor contigo otra vez,un beso mar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s